Entradas etiquetadas con senos

Chistes de sexo

Lancelot y su deseo

1

Lancelot era un alto funcionario de la corte del Rey Arturo. Hacía ya algún tiempo, él sentía un deseo de chupar los voluptuosos senos de la Reina hasta extasiarse.
Un día le reveló su deseo secreto a Merlín, el consejero del Rey, y le pidió que lo ayudara. Después de pensarlo bien, Merlín estuvo de acuerdo en ayudarlo a cambio de mil monedas de oro. Lancelot aceptó el precio. Al día siguiente, Merlín preparó un líquido que causaba comezón y lo derramó en el sostén de la Reina, que había dejado fuera mientras se bañaba. Poco después comenzó la comezón en sus senos, aumentando en intensidad a medida que pasaban las horas, dejando al Rey muy preocupado.
Enseguida llamaron a Merlín para solicitar su opinión sobre el caso, a lo que él contestó que solamente una saliva muy especial aplicada por un período de cuatro horas curaría el mal. Merlín también dijo que afortunadamente esa saliva podría ser encontrada en la boca de Lancelot. El Rey Arturo mandó a llamar a Lancelot inmediatamente, quien por las siguientes cuatro horas chupó salvajemente los senos de la Reina, lamiendo, mordiendo, apretando y manoseando los senos de la Reina… Lancelot hizo su sueño realidad. Satisfecho, Lancelot se encontró horas más tarde con Merlín. Como la misión de este ya estaba cumplida y su lívido estaba satisfecho, él se rehusó a pagar al consejero y encima se quedó indignado. Lancelot sabía que naturalmente Merlín nunca podría contar al Rey la verdad.
Pero…. había subestimado a Merlin. Al día siguiente, Merlín para vengarse, colocó el mismo líquido en los calzoncillos del Rey, quien inmediatamente mandó a llamar a Lancelot.

VN:F [1.9.22_1171]
4.6 (9 votos)
Chistes de parejas y matrimonios

Misión cumplida

1

La mujer se aproxima a su esposo usando el mismo conjunto de lencería que había usado en su noche de bodas, ocurrida años atrás.
- Cariño
Dice la mujer
- ¿Recuerdas esto?
- Sí amor, lo recuerdo
Dice el marido
- Es el mismo negligé que usaste en nuestra Luna de Miel.
- Así es.
Dice ella
- ¿Y recuerdas lo que me dijiste aquella noche?
- Pues sí, sí lo recuerdo.
Dice él.
- A ver dímelo…
- Bueno, según recuerdo te dije: “Ohhhh, mamita: voy a chuparte esos grandes y hermosos senos hasta dejarlos secos y después te voy a hacer el amor hasta volverte loca.
- Así es.
Dice ella riendo
- Eso fue exactamente lo que dijiste. Ahora, 15 años después, traigo el mismo negligé que usé aquella noche ¿qué tienes que decirme?
El tipo la mira de arriba a abajo y le dice:
- Misión cumplida.

VN:F [1.9.22_1171]
4.1 (19 votos)
Ir arriba