Una enfermera mientras lleva en la camilla al paciente, camino del quirofano:
- ¿Pero por qué tiembla usted tanto?
- Es que he oído que la otra enfermera decía que la operacion de apendicitis es muy sencilla y que no había por que estar nervioso y que todo iba a salir bien.
- Pues claro, todo eso se lo dijo para tranquilizarle porque es verdad.
- No, no, si es que no me lo decia a mí, sino al cirujano.