Un mercedes estaba parado y no dejaba pasar a un aragonés que iba en un 600. El aragonés no paraba de pegar bocinazos: Pííííí, pípííí
El del mercedes, que era inglés, asoma la cabeza y dice:
– La paciencia es la madre de la ciencia, William Shakespeare.
Por fin el del 600, lo adelanta, y es ahora el del Mercedes el que pita: Píííí, píííí
Saca la cabeza por la ventanilla el aragonés y dice:
– Jódete cabrón, Camilo José Cela.

VN:F [1.9.22_1171]
3.3 (10 votos)