Esto es un matrimonio que cada vez que hacían el amor, el marido insistía en que fuera a oscuras, 100% oscuro, cerraban ventanas, apagaban luces, todo. Bueno, después de 20 años a la mujer se le hacía cada vez más ridículo, así que preparó un plan para quitarle esa manía al marido. Una noche, durante una sesión salvaje, en medio de gritos y romanticismo carnal, ella encendió las luces repentinamente. Cual sería su sorpresa al mirar hacia abajo y ver que su marido tenía un consolador más grande que un pene de verdad, y como si eso fuera poco el propio lo tenía completamente caído…Se volvió loca, se puso histérica, los que habían sido gritos de placer se convirtieron en insultos.
- ¡Hijo puta, cabrón, impotente!
Le gritó,
- ¿Cómo pudiste estar engañándome todos estos años? ¡Desgraciado!, ¡Mas te vale que vayas dando una buena explicación!
El esposo, sin inmutarse con mucha calma la mira fijamente a los ojos y le responde:
- Yo te explico lo del juguete…., y tú me explicas lo de los niños, ¿vale?

VN:F [1.9.22_1171]
4.6 (15 votos)