El propietario de un circo ha colocado un anuncio solicitando un domador de leones.
Aparecieron dos personas: un hombre de buena apariencia, jubilado, llegando a 70 años y una espectacular rubia de 25 años.
El dueño del circo, habla con los dos candidatos y les dice:
- Me voy directo al grano. Mi león es muy fuerte y mato a mis dos últimos entrenadores, ¡o ustedes son realmente buenos, o no van a durar un minuto! Aquí está el equipo banco, látigo y pistola. ¿Quién quiere ser el primero?
La rubia dice:
- Voy yo.
Hace caso omiso del equipo, del látigo y la pistola y rápidamente entra en la jaula…
El león ruge y empieza a correr hacia la rubia. A falta de un metro, la rubia se abre el vestido y se queda completamente desnuda, mostrando todo el esplendor de su cuerpo. El león se detiene de inmediato. Se acuesta en la parte delantera de la rubia y le lame los pies.
¡Poco a poco, va hacia arriba y lame todo el cuerpo de la rubia durante un buen rato!
Al dueño del circo, se le cae la pera al suelo y dice:
- ¡Nunca he visto nada como esto en mi vida!
Se da vuelta hacia el anciano y le pregunta:
- ¿Usted puede hacer lo mismo?
Y la respuesta del hombre fue:
- ¡¡¡¡Si, claro!!!!! Pero primero saque el león…

VN:F [1.9.22_1171]
4.3 (4 votos)